BE 0032 (0)491 13 65 55 - CHE 0041 (0)79 916 34 90 contact@mahegerome.com

Testimonios

Testimonios Generales

El trabajo de Mahé me permitió atravesar etapas de crecimiento y de conciencia en mi vida personal y profesional.

Ella fue mi primera profesora en terapia breve hace 23 años (PNL) y la simplicidad y claridad de sus explicaciones teóricas y practicas me dieron un gran gusto para continuar a formarme. Y su felicidad de vida, comunicativa.

Por pura casualidad que la reencuentro 20 años mas tarde, primero como terapeuta y ahora formada en terapia energética.

Como terapeuta su atención fue profunda, sabiendo captar lo esencial detrás de las palabras, mis silencios, mis quejas, mis dificultades, mis síntomas. Sin jamás juzgarme o desalentarme, ella me permitió escucharme a mi mismo y de comprenderme y aceptarme de ahora en adelante. Sus intervenciones fueron concretas y me permitieron de tomar decisiones que retrocedía sin cesar. Fue a veces doloroso, pero tengo que decir que su disponibilidad evidente y su congruencia, y su compromiso personal, de corazón, me ayudaron en momentos de gran desesperación.

Siendo terapeuta y formador de terapeutas decidí de formarme con ella cada martes en la noche durante un año a la terapia energética. Y esto cambio mi practica profesional profundamente, haciéndola mas intuitiva, mas eficaz, y menos mental.

Mahé fue una genio en hacer la síntesis de numerosos enfoques terapéuticos, recuperando lo útil, lo humano. Porque es el corazón de su enseñanza: El humano, la humanidad, el regreso a la simplicidad. Acoger eso que es.

Mahé me dio permisos, esa de tener confianza en mi intuición, y de dejar crecer mi enredadera de capacidades.

Su enseñanza no es una transmisión de técnicas, la cual ya existe, pero, una apertura interior mas grande que uno, en un «dejar ir» creciente en total seguridad.

Lo que practica Mahé es al mismo tiempo difícil de definir: la síntesis de sus experiencias, de sus enseñanzas, ciertas, y mucho mas vasto que esto. Porque su trabajo no este fijado en piedra, pero mas bien es evolutivo.

Desde el 2011, Mahé es mi terapeuta y formadora, la veo evolucionar constantemente.

Es una suerte conocerla y de poder encontrarse a si mismo en su propia delicadez, fuerza y vulnerabilidad bajo una mirada bondadosa.

Christian Flèche – Francia Christian Flèche - Francia

Con Mahé, las cosas se aclaran y toman sentido. Trabajar con ella me permitió reconocerme eso que sabia y tenia en mi desde siempre. Ella me abrió las puertas de mi intuición y me conecto al sentido profundo de la vida, que presentía sin poder nombrarlo o apuntar exactamente que era. Comprender eso que pasaba en mi, sentir eso que es justo, ponerse en vinculo con las energías que me rodean, saber que me pertenece y quien es el otro, encontrar mi eje y mi fuerza. ¡Tantos recursos que descubrí y que logré aprender a utilizar con Mahé! ¡Felicidades y de momentos intensos que viví durante este camino! ¡Gracias Mahé!

  Sandrine - Aix en Provence

Mahé Gerome ofrece en sus seminarios, un espacio eficaz para comprenderse mejor, y sobre todo para juzgarse menos. Su enfoque del desarrollo personal es a la vez intuitivo y extremadamente practico, con herramientas precisas y fácilmente aplicables en el diario de la vida cotidiana. Su aprendizaje esta lleno de compasión, eso que permite creer una atmósfera de confianza liberadora y de dejar al tiempo el trabajo interior que se haga naturalmente. Sophie Parienti - Jefe de Redacción - YOGI TIMES MAGAZINE

Este curso respondió completamente a mis expectativas y todavía mas allá de lo que podía esperar. encontrar una cierta certitud, una estabilidad interior, lograr a tomar decisiones, mis decisiones… darme gusto. Me encanto ser un «cupcake» y me di cuenta gracias a este curso que había avanzado bastante durante todos estos años. Claro que recomiendo este curso. Zoé

Mahé es a mis ojos una terapeuta y formada que trabaja con su crayón, con mucha energía y optimismo sobre la naturaleza humana, con curiosidad, sin juzgar y con mucha bondad hacia las personas que ella acompaña, con una risa que despierta a los muertos, o las almas dormidas!

Diferente e intuitiva, ella maneja los grupos de manera natural y muy segura.

Aprovéchenla! Cecile – Theux / Belgica

Testimonios de los cursos

Al unirme a los cursos de Mahé, no sabia que esperar pero rápidamente se volvió adictivo dado que aprendí mucho de mi cuerpo, a escuchar mis mensajes, a anclarme bien y hacer circular la energía para desbloquear mis emociones insospechadas y la historia con la que están vinculadas.

Viniendo del mundo racional empresarial,, de una educación poco abierta a expresar mis emociones, es un nuevo universo q se abre a mí, un universo en el que sus propios recursos y acceder cuando es necesario. En fin, encontré una bella persona que tiene el corazón de ayudar a los que ella cruza en su camino. Bénédicte – Bali / Indonésie

Hice 4 cursos con Mahé y espero que habrán otros. A cada pasantía me descubro un poco más y avanzó en el sentido que le doy a mi vida. Me curo poco a poco de mis sufrimientos que viven en mi para darle más espacio a la conciencia y la paz. Estas pasantías me dan coraje y energías para continuar el trabajo personal que me he fijado y también lo más importante un método y protocolos para trabajar solo.

Conoci a Mahé por pura casualidad, si el azar existe, pero en una vida tan calculada como la mía no hay espacio para el azar. Fue un gran encuentro. En las pasantías, me sentí bienvenido y aceptado sin contra partida. Su mirada me atraviesa con dulzura y lleva a verme. Ella es compasiva y firme en los momentos difíciles. Su manera de transformar con respeto mis dramas en anécdotas graciosas es la magia del hacer bien para mí. En fin, para resumir, perspicacidad, respeto, dulzura, amor, suavidad, generosidad, firmeza, determinación, coraje, compasión y humor, todo esto con la dosis debida.

Muchas gracias Mahé por todo lo que nos das. Nathalie – Perpignan (Pirineos Orientales) / Francia

¡Vayan a una formación de Mahé, no se arrepentirán!

Con Mahé, es todo un viaje, un viaje al centro de uno, un regreso a lo esencial, un regreso a nuestra naturaleza profunda, en un momento fuera del tiempo. Estamos acogidos con amor, respeto y bondad, aun cuando se trata de meternos hasta en las venas siempre sentimos esta bondad, estas ganas de sacar lo mejor de nosotros.

El curso para aprender a protegernos, me llevo a nociones esenciales del regreso al cuerpo, a las sensaciones, al enraizamiento, a nuestro potencial poco expresado y a la sutilidad de nuestra relación con los otros. Sentí cambios en mi y posiciones a cambiar, empecé el Aikido para continuar a estar en el sentir del cuerpo sobre nuestra energía vital y lo importante de nuestra posición en la vida cara a cara con los otros.

Un enorme gracias a Mahé por todo eso que me diste, por tu personalidad radiante, y tu generosidad, esperando verte muy pronto, con todo mi cariño.

  Clarissa - Aix en Provence / Francia

Testimonios de Terapia

Mahé es a mis ojos una terapeuta y formadora que trabaja con su corazón, con mucha energía y optimismo sobre la naturaleza humana, con curiosidad, sin juzgar y con mucha bondad hacia las personas que ella acompaña, con una risa que despierta a los muertos, o las almas dormidas!

Diferente e intuitiva, ella maneja los grupos de manera natural y muy segura.

Aprovéchenla!

  Cecile – Theux / Belgica

Terapia fugaz para un resultado milagroso, adoro viajar, pero no había podido agarrar el avión desde hace años después de una mala experiencia que se volvió en una fobia… bloqueo retirado en una sola sesión. Ahora agarro el avión ahora regularmente, sin gran entusiasmo (lo admito), pero sin angustia. Gracias por esta comodidad y nuevas perspectivas.

  David - Castres ou Salon / Francia

Me llamo Philippe Vincent, tengo 42 años. Yo conocí a Marie-Hélène Gérôme en Mayo 1999. A esta época (yo tenia 27 años), me agarraba de fumar cannabis, de manera «recreativa». Expresión de buena tonalidad a utilizar en nuestros días para querer decir que tocamos la droga pero «no mucho»… después de una mal viaje épico, pude obtener una cita con Marie-Hélène Gérôme, terapeuta. Se siguió un trabajo personal de un año y medio. Para ser completamente honesto, yo no creía en la psicología. Yo lo veía como una forma de seleccionar a los futuros miembros de la policía local… A pesar de estos prejuicios, este encuentro me llevo mucho mas allá de mis esperanzas, que eran de parar mis angustias cotidianas.

Un largo y riesgoso trabajo de luto me permitió de redescubrir que en el fondo de mi, escondido y asustado desde hace mucho tiempo, vivía en secreto el verdadero Philippe. Mas que el miedo, el había perdido confianza en el mundo, particularmente ese de los adultos, quien a sus ojos, tenia la terrible naturaleza de abandonarme… poco a poco volví a aprender a como domarme, entrar en contacto y ver de otra manera.

Pero sobre todo, todo, encontrar un adulto a quien podía volver a confiar.

Un adulto que me extendería la mano, que yo iba a dar la mía y seguir el ejemplo.

El ejemplo que iba a permitirme de renovar de nuevo con el exterior…

Para esto, faltaba que un adulto entendiera mi experiencia, que no comprendía yo mismo muy seguido.

Era necesario alguien del presente, que yo sienta que yo podía contar con el y que yo cuento a sus ojos.

Una segunda mama que substitución, de un mes, de un año… capaz de amarme y de demostrarme, que yo era amado en el primer sentido de su termino…

Un año y medio mas tarde, yo era de nuevo yo mismo.

Mucho mas libre, abierto y autónomo mas que nunca.

Yo no la agradeceré jamás lo suficiente por todo esto. Mi segundo nacimiento, doloroso pero inevitable, si hubiera querido volver a «sentir». (Ah! olvidaba gracias evidentemente al cannabis!)

  Philippe Vincent – Liège / Belgica

Terapeuta, coach, Marie-Hélène (Mahé después de unos años) tiene su duda un poco de los dos.

Pegado a una situación, una vida sin gusto en la que no me encontraba, Marie-Hélène me ayudo a ver claro.

Estén listos a cambiar, a ser alterados, por una mano de hierro con un guante en terciopelo, Marie-Hélène los acompañarán durante todo el camino.

Marie-Hélène hiso prueba de clarividencia, de disponibilidad, se tomo el tiempo que hacia falta, se adapto, todo para apreciar mi vida.

La distancia y el tiempo no tuvieron razón en mi acompañamiento. Ahora después de unos años, el contacto esta siempre allí y continuo a poder contar con ella cuando la necesidad se hace sentir. Marie-Hélène es sin contestar una persona de referencia para mí, a consultar sin moderación si ustedes quieren cuidarse, (porque lo vale bastante ;-)).

  Denis – Liège / Belgica.

El proceso terapéutico llevado con Mahé se pareció a un viaje interior. Durante este periplo, descubrí partes de mi que había olvidado o evitado y también aprendí a conocer otros paisajes como la serenidad, una apertura mas grande hacia los otros.

Esto se traduce a un cotidiano mas calmado, un mejor «dejarse ir», un sueño mas profundo, una relación mas consiente del cuerpo, mas fácil a posicióname y a perdonar, con mas bondad y calor y sobre todo mas felicidad y buen humor. Los cambios se instalaron poco a poco y suavemente.

Esta dinámica terapéutica es posible gracias a un marco seguro instalado por Mahé. Ella ayuda a los participantes con mucha bondad, simplicidad y una gran precisión en sus intervenciones. Philippe Vincent – Liège / Belgica

À vingt cinq ans, je me noyais dans les eaux trouble d’une vie affective chaotique. Le cœur lacéré par de multiples événements… En n’ayant aucun repaire familial, je m’identifiais à tous sauf à moi même et désirais qu’une seule chose, construire ma famille idéale.

En mode survie, je trouvais de l’existence uniquement dans l’amour que je pouvais donner aux autres, notamment à ma compagne, avec qui je vivais depuis mes 19 ans. Je vivais à la deuxième personne et ne pouvais pas concevoir de faire quelque chose uniquement pour moi.

Mais tout était normal pour moi, je « vivais » comme ça.

Jusqu’à ce que je vive une grande déchirure sentimentale, la séparation avec la femme que j’aimais et qui venait de mettre au monde nos deux enfants.

Après cela, j’ai rencontré une personne qui est un ami très cher aujourd’hui, qui m’a donné les coordonnées de Mahé Gérôme, thérapeute, afin de m’aider.

Mon premier travail avec Mahé a été de stopper le cercle vicieux dans lequel j’étais, c’est-à-dire, la culpabilité et le pourquoi. Difficile quand la blessure est encore béante et je n’étais pas très ouvert à des échanges.

Cependant, la présence, l’écoute et la compréhension de Mahé m’a permis d’apaiser mes mots aux fils de nos entrevues.  Aucun jugement, aucun conseil, j’ai pu sortir une grande partie des événements douloureux de ma vie que je gardais à l’intérieur de moi et que personne ne savait. Premier grand soulagement, pouvoir dire à une autre personne ce que l’on a vécu.

Dès le début, une relation de confiance s’est installé et d’une manière très naturelle qu’on ne pourrait l’expliquer.

Il va s’en dire, que pendant cette première étape, Mahé a très vite pu se rendre compte de mes problématiques que j’énumère moi même aujourd’hui dans mes premières lignes.

– Aucun repère

– Blessure affective

– En mode de survie

– Parle de lui à la deuxième personne

– Etc etc…

Mon deuxième travail avec Mahé était de me remettre droit dans mes bottes si je puis dire, c’est à dire « être moi » et uniquement moi. Apprendre le « je », je suis, je veux, je fais.

Terrible, je réapprends à parler !!! Tout étais tourné uniquement vers moi, il n’y avait que moi qui comptait, je pouvais vraiment me sentir exister en sa présence.

Communiquer avec Mahé est d’une simplicité pas croyable, elle comprend tout et c’est très bien se faire comprendre par des phrases simples et parfois pleines d’humour.

Quel plaisir au final d’échanger avec Mahé, tout est simple et rien n’est compliqué.

Le temps passe, la confiance en moi vient peu à peu, ainsi que le désir de vivre pour moi.

Des petites phrases courtes qui viennent mettre le doigt sur qui vous êtes, des exercices de visualisations, des petites phrases à se répéter pour évoluer dans son quotidien, tant de choses que Mahé a su mettre en place au moment opportun dans mon travail personnel.

J’ai trente trois ans aujourd’hui, je suis devenu moi avec l’aide de Mahé.

Le travail que j’ai pu faire ne me quitte plus, j’évolue dans ma vie avec tout ce que j’ai appris d’elle pendant cinq années de thérapie et de formation.

Évidement, entre temps j’ai vécu d’autres moments difficiles, car la vie n’est pas toute rose et que je fais encore des erreurs. Mais je sais surmonter mes difficultés de la vie grâce à Mahé.

J’ai continué également mon travail personnel par la formation de Mahé en développement intuitif. Formation sur presque une année au rythme de trois heures par semaine.

Cette formation ma permis d’approfondir mes facultés d’ancrage, de ma visualisation dans divers situations et de me repositionner dans des moments plus ou moins difficiles de mon quotidien.

Une analyse de moi et des autres sur le plan physique et énergétique. De pouvoir déceler intérieurement un état  émotionnel, de le situer sur le plan physique, de le visualiser sur le plan énergétique, mais surtout de le nommer.

Mahé a su guider cette formation avec une belle dynamique, une belle lumière et accueillir les mots émotionnels de chacun, lors des nombreux travaux demandés pendant cette année de formation. Cette formation pour ma part est venue naturellement enrichir mon travail personnel qui est loin d’être terminé. 

Cédric – Marseille /Francia